LA VOZ DEL HULP

Inicio » Testimonios » Rosa Parks » “Coaching” dimisiorial urgente de Rosa Parks al Consejero de Sanidad

“Coaching” dimisiorial urgente de Rosa Parks al Consejero de Sanidad

ConejoDuracell

.

Querido Javier,

.

Hay un aspecto de tu vida pública sobre el que tenemos que trabajar. Y aprovecho para entrar en faena porque ayer, tras el acuerdo de los magistrados del TSJM declaraste:

.

Es que no hay ninguna decisión sobre los recursos que haya sido adoptada hasta el momento, luego, por tanto, no hay golpe de ninguna clase

.

Estoy no sólo alucinada  sino preocupada. En vez de mostrar los progresos que estamos consiguiendo tú y yo -somos un equipo ¿eh?- te empeñas en disociarte. Tus palabras decían “no pasa nada” mientras tu lenguaje no verbal, con ese rictus de ceja movediza, sonrisa nerviosa y parsimonia forzada, transmitía que estabas en un DEFCON 1. Precisamente por esto tenemos a Sigmund preocupado; me dice con vehemencia que, o te organizo un coaching en condiciones o eres carne de sillón, que ese rictus se te puede cronificar, por mucho que le pagues al de la limpieza de cutis. (Que, por cierto, amigos españoles me piden que te pregunte que dónde te la haces).

.

Pero vayamos a lo central.  Estás muy tocado, Javier, cada día más tocado. Ayer ni siquiera pudiste minimizar el impacto de la noticia, como les tienes acostumbrados a los de la marea blanca. Vamos a ver, primera lección, bien sencilla: el acuerdo parcial”. Si tú dices, “ciertamente, la decisión de los magistrados puede suponer un cierto retraso en nuestros calendarios, lo que no afecta sustancialmente al contenido del Plan de Sostenibilidad, que es lo que bien merece la Sanidad madrileña…”, te habías ganado a la concurrencia. Es decir, al no negar la menor (lo de los tiempos), me quedo con la mayor (la privatización). Pero claro, tú, erre que erre, como si no pasara nada e impasible el ademán. Segundo gol en contra ayer. Por  si no te diste cuenta o te cuesta reconocer lo obvio, el TSJM abrió el marcador.

.

Y es que antes, tu formato y expresión, era mucho más flexible, más rico y variado. Ahora, con lo que he visto hoy, ese rictus solo acaba expresando rigidez. Un tío tieso, vamos, que dicen los castizos de tu tierra, que últimamente se me arremolinan por estos lares insistiéndome -buena gente que son ellos- en que no te deje tirao…

.

¿Sabes por qué se empeñan en eso? Porque saben muy bien que cuando alguien juega a “el hombre que nunca perdió una batalla” al final lo paga en soledad y acaban siendo sus colegas, los de la palmadita en la espalda, esos falsos triunfadores, los que te van a convertir en material de desecho, simplemente cuando no les intereses.

.

Así que, Javier, mi segundo consejo de coach, antes de que unos u otros te den la patada, lo que te toca es dimitir. Y como entiendo que tu bloqueo -tieso, sí, muy tieso- no te permite pensar bien en los cómos, me gustaría sugerirte algunas variantes:

.

a) Dimisón versión clásica. Las esperable en alguien nacido y criado en el Barrio de Salamanca. Acudes mañana al despacho de Ignacio y estando a solas le dices: “Presidente (hay que mantener las formas, of course), creo que ha llegado tu momento. He intentado por todos los medios sacar la privatización adelante pero no lo he conseguido ni en el fondo ni en la forma. Necesitamos alguien de tu altura política, para que asuma el reto ante la dificultad. Yo dimito, tú asumes la Consejería de Sanidad junto con la Presidencia, dada la trascendencia y el presupuesto que hay en juego, y así tú lo conseguirás y podremos regalárselo a los madrileños”. En definitiva, te acercas a su narcisismo -nada complicado por otra parte- y asunto concluido y tú quedas fantásticamente como un servidor de la comunidad.

.

b) Dimisión versión “Que se note que hago lo que debo” (factor sorpresa). Como es posible que el aparatchik popular no te permita dimitir, porque puede ser interpretado como debilidad por la opinión pública, haz como hizo Roncalli, un viejito encantador con el que ceno con frecuencia, que le llamaban Juan XXIII. Este me contó que para convocar el Concilio Vaticano II y que no se lo boicotearan los cardenales (Curia conservadora, como en tu caso), salió un día de la Basílica de San Juan de Letrán (creo que está en Roma), se dirigió a los periodistas y les dijo: “He tenido una inspiración: convoco Concilio”, claro, y así, no podía volverse atrás. Pues tú, lo-mimmo-de-lo-mimmo, sales de la calle Aduana o te vas a Misa (ya depende de tus creencias) y al salir les dices a los periodistas, sin haberlo hablado antes con nadie: “Esta noche, después de una reflexión meditada y a fondo, he decidido dimitir, porque entiendo que lo importante en torno al Plan de Sostenibilidad (soñarlo, imaginarlo, concebirlo, escribirlo, publicarlo, ponerme a desarrollarlo…) ya está hecho y ahora solo se necesita mecanismos para darle continuidad. Yo no estoy para mantener, sino para crear. Yo soy una persona creativa y profunda y quiero poner mi persona y mi capacidad al servicio del Partido y de la sociedad en otros menesteres donde se puedan aprovechar mejor todos mis recursos”. Vamos, que quedas d.p.m. (no me atrevo a transcribirlo, que me parece muy fuerte) y sales airoso como un campeón.

.

c) Dimisión versión “Entrada en los Anales de la Historia por la puerta grande”. Un chico joven, apuesto como tú, con ese cutis -insisto, nos tienes muy sorprendidas-, también puedes presentar la dimisión de una forma más moderna, chocante, provocativa, diríamos. Sí, sé que es romper moldes, salir un poco de tu armario (político), pero también ayudaría a otros a reflexionar. No sé, te sugiero una acción tipo FEMEN. En la Asamblea de Madrid, en la mitad de una alocución de la oposición, para mostrar tu poderío, te pones de pie en tu asiento, resquebrajas de un golpe tu camisa y enseñas tu torso tatuado con la expresión Outsourcing Pride, o de manera más castiza, “Orgullo Externalizador. Y entregas al Presidente un sobre con tu dimisión. Te garantizo audiencia internacional, diputados boquiabiertos, damas sonrojadas, compañeros de partido bloqueados, prensa desconcertada… Y tú, muy tuyo, con el mensaje central de tu labor muy evidente, a todas luces y para toda la comunidad mundial. La bomba. Es posible que por tu timidez no te atrevas, pero te garantizo que sería algo -y no lo que has hecho hasta ahora- que te permitiría pasar a la posteridad. Lo digo también porque tu narcisismo también tiene derecho a ser alimentado dignamente.

..

Esta tercera variante despejaría algunas dudas. Una de ellas, pero central, es que tu alocución de ayer delante de las cámaras tras lo del TSJM se asemejaba al “impasible el ademán, estrofa delirante de amplio espectro y eso, que no sé dónde lo habrás aprendido, está ya pelín pasado de moda.

.

Bueno, querido Javier. No puedes esperar menos de esta coaching, siempre dispuesta a ayudarte. Dame la alegría de la dimisión. Ya sabes cómo. Elige. Besos,

.

Rosa

Anuncios

5 comentarios

  1. Piluca dice:

    Esta Rosa Parks se sale. No será por consejos!!! JFL lo tiene bien fácil para hacer lo que debe: dimitir. ¿Será por fórmulas?
    Rosa, gracias por tu compendio de Etica y Política desde el más allá. Es para releer y meditar. Siempre magistral!

  2. R Frutos dice:

    Mira Javier yo creo que deberías dejar de practicar la religión, supongo que eres católico como buen español, y mandar el alma de Rosa Parks a ese sitio que ahora dicen que no existe…el infierno. Yo te comprendo. A ver por qué esta señora tiene esa clarividencia y se mete en tus pensamientos y en los nuestros. Es que es el colmo. Nos va dando palmaditas en la espalda y nosotros a aguantar con nuestro esqueleto este destino terrenal.
    Rosa Parks me ha enseñado a comprenderte. Tu calvario empieza a parecerse al infierno de Dante pero no sabemos si logras pasar de un purgatorio a otro ni si conseguirás alcanzar el paraíso terrenal. Quizá porque no has conseguido un buen Virgilio que te acompañe; para mí que I. González lo más cerca del cielo que ha estado es en su ático de Marbella.
    Considera las opciones de gloria que Rosa te ofrece. Como ves ella es aún menos asequible al desaliento que tú y esto puede prolongarse tanto que al final nos vamos a ver las almas y si son negras no quiero ni pensar a qué tipo de pruebas y reeducación psico pedagógicas te va a someter. Entonces pensarás por qué pasaste tanto tiempo en el cuarto de baño en vez de arreglar tus órganos internos, incluido el cerebro.
    ¡Anímate! La Sanidad Pública te espera con los brazos abiertos.

  3. […] “Coaching” dimisiorial urgente de Rosa Parks al Consejero de Sanidad (LVDH – 10/01/2014). Nuestra compañera Rosa Parks ofrece, en clave “irónico-festiva”, varias formas de practicar la dimisión al consejero de sanidad. […]

  4. […] más de 15 días te escribí mi última carta que los editores de La Voz del HULP titularon: “Coaching dimisorial urgente de Rosa Parks al Consejero de Sanidad“. Terminaba mi escrito diciéndote: “Dame la alegría de la dimisión”. Y lo has […]

  5. […] más de 15 días te escribí mi última carta que los editores de La Voz del HULP titularon: “Coaching dimisorial urgente de Rosa Parks al Consejero de Sanidad“. Terminaba mi escrito diciéndote: “Dame la alegría de la dimisión”. Y lo has hecho. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu e-mail para recibir en tu correo las entradas

Únete a otros 2.726 seguidores

La Voz del HULP

LaPazenlucha

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: