LA VOZ DEL HULP

Inicio » Reforma Sanidad » ¿Quién debe liderar el cambio que necesita nuestra Sanidad Pública? Una visión personal para abrir el debate

¿Quién debe liderar el cambio que necesita nuestra Sanidad Pública? Una visión personal para abrir el debate

Cambio

.

Hace unos meses ya, abrimos una sección titulada “Reforma Sanidad”, con el objetivo de crear un foro donde el debate público sobre los cambios necesarios en nuestro sistema. Dicha sección, desafortunadamente, se ha mantenido bastante inactiva.

.

Sin embargo, hace unos días Ángel Montero Luis, oncólogo radioterapeuta del Hospital Ramón y Cajal, nos envió una colaboración con sus reflexiones, que creemos encaja en esta sección. Desde aquí queremos agradecer a Ángel que haya querido compartir sus opiniones en LVDH, que a continuación reproducimos íntegras, e invitamos a nuestros lectores a participar en un debate tan intenso como necesario.

Es innegable que la Sanidad Pública necesita un cambio. Al deterioro progresivo que venía sufriendo desde hace tiempo, se añade en este último año la nefasta actuación de la Consejería de sanidad de la CAM con su ínclito consejero como máximo, aunque no único, responsable. Y la situación ha llegado a tal extremo que es imprescindible cambiar si queremos que nuestra sanidad pública mejore. Como dejó dicho D. Miguel de Unamuno, “…el progreso consiste en renovarse…”.

.

Muchos médicos pensamos que esta renovación y cambio debe partir desde una profunda, sincera y desapasionada autocrítica que de paso a un nuevo modelo basado en la profesionalización y el fomento de la meritocracia como pilares fundamentales sobre los que cimentar todo el edificio de la Sanidad Pública. Tenemos que enfrentarnos a esas bolsas de ineficiencia existentes, que todos reconocemos al menos en privado, y sacudirnos la mediocridad que cada vez atenaza más nuestro sistema. Pero, ¿quién o quiénes deben liderar este cambio que necesitamos?

  • No serán, obviamente, los políticos de turno los que nos vayan a sacar adelante, ellos han sido los grandes responsables de que hayamos llegado a este punto de decrepitud. ¡Pero ni los que ahora están, ni los que están por venir! Y si no, sólo hay que mirar lo que sucede por debajo de Despeñaperros o por encima del Ebro para ver que ninguno merece el más mínimo crédito.
  • Y dentro del grupo de los políticos no hay que olvidar a las Gerencias y Direcciones Médicas actuales. Cargos nombrados por su afinidad con la Consejería de Sanidad, y que por tanto responden a sus directrices, que no harán nada que pueda comprometer su supervivencia.
  • Y tampoco parece que vayan a ser los sindicatos los que sean capaces de liderar el cambio que reclamamos. Ni los llamados “sindicatos de clase” ni los más particulares “sindicatos médicos”. ¿Seríamos capaces de volver a confiar en grupos a los que, como en el año 2006, no les tiembla el pulso a la hora de firmar acuerdos con la Administración que excluyen a gran parte de los que dicen defender (leáse, Modelo de Carrera Profesional)?
  • ¿Y  que decir de muchos, que no todos, de los Jefes de Unidad/Servicio/Sección? Pobres de ideas y soluciones, han consentido en demasiadas ocasiones las arbitrariedades de la Consejería, Gerencias y Direcciones y han callado durante años ante situaciones de abuso y discriminación laboral y económica sostenida como en el caso del personal eventual de sus servicios.
  • Desgraciadamente, tampoco los Colegios profesionales, y menos aún el ICOMEM, parecen una solución válida. ¡Bastante tienen sus dirigentes con intentar solucionar sus luchas intestinas por el poder como para preocuparse de asuntos tan nimios como la supervivencia de un modelo sanitario! Sólo hay que ver que son capaces de hacer lo que sea con tal de estar a bien con los poderosos…. Y, para muestra, baste ver la torticera utilización de las instalaciones del Colegio  que hacen.
  • Finalmente, muchos fuimos los que pensamos sinceramente que las asociaciones profesionales recién surgidas, en concreto AFEM, podían ser, si no la solución definitiva, si el camino a través del cual poder buscarla y encontrarla. Y muchos médicos confiamos y apoyamos esta iniciativa, quizá demasiado decepcionados con las que teníamos hasta ese momento. Y también fuimos muchos los médicos que queríamos estar convencidos de que AFEM sería valiente para dar un paso al frente, para reclamar legítimamente y con la fuerza de la razón un cambio de modelo. Que sería capaz de, a partir de una profunda y sincera autocrítica, apostar decididamente por la profesionalización de la gestión de la Sanidad Pública a todos los niveles, desde los más altos a los meramente asistenciales, desde los gerentes y directivos hasta los jefes de Servicio y Unidad. Que exigiría la meritocracia como patrón de medida de la valía profesional, abandonando la tradición gerontocrática, aunque ello supusiera tener que aceptar si fuera precisa la laboralización como instrumento para reducir la mediocridad y las bolsas de ineficiencia existentes. Sin embargo, tras más de un año, lo único que, de momento, se ha conseguido es judicializar lo que debiera ser una aspiración profesional y fiar cualquier solución a la voluntad del juez correspondiente aún a riesgo de embarcarnos en un pleito continuo que acabe agotando a todos. Y que, además, conociendo el comportamiento de la justicia en España va a depender, para bien o para mal, de la ideología del juzgador antes que del peso de los argumentos dirimidos. Y al igual que pueden darnos la razón, si la ideología del juez es contraria a la del Gobierno regional, nos la pueden negar si ambos son de ideología similar. Y esto es lo que, hasta el momento, hemos logrado. Pero, ¿después de todo, nos vamos a parar ahora? Sería muy triste que nos conformáramos con mantener el statu quo actual sin aspirar a un verdadero y profundo cambio…

.

Mientras no seamos realmente conscientes, todos, de que debemos cambiar si queremos que nuestro sistema siga siendo válido, continuaremos estancados o, lo que es peor, en un deterioro constante. Saber cambiar se ha convertido en una necesidad vital para la Sanidad Pública y para ello no nos podemos apoyar sobre las certezas y realidades pasadas. Pero cambiar y mantener una actitud abierta hacia el cambio no es una tarea fácil. El cambio y la posterior evolución conllevarán una transformación profunda, y deberían de ser conducidos y liderados por aquellos que realmente creen en la necesidad del mismo, con independencia de su situación en el escalón jerárquico. ¿Quiénes están dispuestos?

.

Claro que, también podemos quedarnos como estamos…

.

“No hay inteligencia allí donde no hay cambio ni necesidad de cambio”

Herbert George Wells, escritor, novelista, historiador y filósofo británico (1866-1946)

Anuncios

7 comentarios

  1. yolanda dice:

    Gracias a la voz del HULP y gracias a Angel Montero por sus acertadas reflexiones

    Está claro que ninguna de las entidades mencionadas va a liderar el cambio al que alude este artículo, por las razones que se mencionan; sobre el papel de AFEM, quisiera hacer unas consideraciones, a titulo puramente personal

    Haciendo un poco de historia reciente, hay que recordar que AFEM no nació como respuesta improvisada al Plan de Sostenibilidad; desde más de 6 meses antes, cuando se “refundó” sobre la base de la antigua ANFEI, convertida luego en AFEM, la Asociación y su Junta Directiva estaban trabajando precisamente para impulsar el cambio de modelo que todos sabemos desde hace años que nuestra Sanidad necesita; de hecho, muchos nos afiliamos a AFEM a raiz de una carta que colgó Pedro Gonzalez, allá por Abril o Mayo de 2012, en la que precisamente hablaba de esto, de recuperar la dignidad del medico y de reivindicar su papel como eje del Sistema, y cuyo enlace os adjunto, y que teneis a vuestra disposicion colgada en la pg web de AFEM

    bit.ly/19guTTu

    Despues vino el plan de Insostenibilidad, y lo urgente paso por encima de lo esencial, y parar el plan se convirtio en prioritario; eso llevó un esfuerzo titánico, y aún estamos pendientes de ver el final y si realmente habrá recompensa a tanto esfuerzo

    Pero los objetivos siguen siendo los mismos, y se sigue trabajando en ello; AFEM somos todos los afiliados, no solo las caras mas conocidas, y pienso que sólo del esfuerzo y del compromiso de todos se puede conseguir ese “cambio” sin el cual, ni siquiera la paralizacion del Plan habrá servido para nada; todos debemos implicarnos, colaborar y apoyar a la Junta Directiva; solo de la implicacion de los profesionales se obtendra un resultado positivo

    Todo lo demás, son palabras vacías

    Un saludo

  2. anadeph dice:

    Muy de acuerdo con casi todo (especialmente con el comentario de Yolanda). Pero como parte implicada tengo que decir que, hasta el momento, la judicialización del conflicto sanitario es lo único que me mantiene trabajando en MI hospital PÚBLICO. Si no fuera por los recursos de AFEM mi hospital a día de hoy sería privado y yo habría sido “víctima” de un concurso de traslados en el que ni siquiera sabría a qué plazas opto. Cierto que no está todo ganado, que la justicia es un clavo ardiendo y lo que queráis, pero es lo que hay. Así que, de momento (y sin dar un cheque en blanco a nadie, que no es mi estilo), mi gratitud está con AFEM.

    Por otro lado, si para algo me ha servido este año, es para descubrir que no puedes esperar a que alguien lidere el cambio y luego unirte (demasiadas veces lo hemos hecho, y a la vista está el resultado). Yo me he implicado (tarde, pero lo he hecho), he perdido muchísimas horas de vida personal por culpa de nuestro querido consejero y su plan, he estudiado temas de gestión que nunca me había planteado, me he señalado delante de la dirección de mi hospital… Por eso, cuando alguien me reprocha que por defender una causa deje de lado otras muchas, mi respuesta es ésta: “lo siento, no doy para más, ¿y tú, mientras tanto, qué estás haciendo?”.

    Como dice Yolanda, lo urgente ha pasado por encima de lo importante. pero los objetivos siguen claros. Igual lo que falta es más implicación de caras nuevas, porque las que ya están en ello no dan para más… Ojalá nos dejen tranquilos pronto para dedicar toda nuestra atención a lo importante. Ojalá…

  3. Monicamox dice:

    A la tan acertada reflexión de quién debe liderar el cambio necesario en la sanidad pública caben muchas respuestas. Verdaderamente, en un panorama ideal e irreal deberían hacerlo esas instituciones que en teoría nacieron para ello: partidos, sindicatos, colegios, gerencias, etc… En estas organizaciones no es que lo urgente haya pasado por encima de lo esencial, es que lo esencial lo perdieron hace tiempo. Pero en el partido que estamos jugando, las reglas del juego exigen que esas instituciones sean conscientes del necesario cambio que necesita la sanidad y se pongan a trabajar en ello. Para ello somos todos los demás los que debemos ejercer la presión social, la presión intelectual y la presión científica, para que de la suma de conciencias surja una nueva manera de plantear la sanidad pública. A mi juicio, ese es el único liderazgo válido, el de las ideas y no el de una institución concreta.
    La lucha judicial, no es más que otro instrumento más en esa titánica labor de reconcienciación y hasta ahora, ver plasmada toda la sensatez y todos nuestros plomizos argumentos en autos judiciales, nos permite seguir trabajando desde la sensación de que lo que defendemos tiene sentido y tendrá sus frutos. Ahora, es verdad que necesitamos ideas, talento y un verdadero debate sobre lo que queremos que sea nuestra sanidad en un futuro.

  4. Ángel López dice:

    ¿Y cuales son las propuestas, el método de discusión, la organización para la participación? Es necesario enfrentarse a esa imperiosa necesidad de cambio para no ser cómplices de la ineficiencia y descontrol del gasto en sanidad pública-pública. ¿Pero como lo hacemos?¿Es el momento o eso nos dividiría? Como tantas veces.
    Es necesaria una buena estrategia con una metodología muy estudiada.

  5. Talasbolas dice:

    La autocrítica es muy saludable y siempre implica reflexión y mejora. Por eso es de agradecer que Angel Montero haya introducido un tema tan trascendente para la discusión.

    Creo que lo que se ha hecho hasta ahora ha sido muy importante. Nos hemos puesto de pié y hemos dicho ¡NO!. Y solo eso ha merecido la pena.

    En este viaje ha habido una gran cantidad de actores y todos son imprescindibles en lo que probablemente vendrá después.
    Nadie que se haya comprometido a fondo en esta pelea lo ha hecho para evitar que las cosas cambien. Si hay un tema que pone a todo el mundo de acuerdo es que la Sanidad Pública tiene que cambiar para poder sobrevivir, pero también para ser mejor. Eso no implica necesariamente que deje de ser Pública.

    Hasta ahora, hemos conseguido parar el disparate en los tribunales, pero la amenaza no se ha desactivado completamente. Esa es nuestra prioridad por ahora: Eliminar la amenaza de privatización. Cuando esa meta se haya alcanzado, será el momento de realizar una ingente tarea en la que no sobrará nadie. Por eso ahora no me preocupa quién liderará el cambio, solo me preocupa que ese cambio se lleve a cabo dentro de un sistema público y de calidad.

  6. Belén dice:

    Es de agradecer a LA VOZ DEL HULP y a Ángel Montero que habrán este debate y esta reflexión sobre el futuro profesionalizado de la gestión sanitaria. Como ya se ha comentado AFEM nació para esto, inicialmente con muy poco apoyo, pocos afiliados, ya que es de entender q todos estamos un poco reticentes con cualquier organización q aparezca. Por desgracia nuestros políticos incompetentes e ignorantes en el tema médico apretaron demasiado las tuercas y la privatización nos arrolló y ahí es donde nos unimos y dijimos BASTA YA, está es la línea que no estamos dispuestos a traspasar. Este año ha sido muy gratificante pero también muy agotador para unos cuantos.
    Como ya se ha dicho antes, nos queda mucho camino por delante y no debemos perder nuestro objetivo, pero ahora por desgracia hay una prioridad y es q unos hospitales sigan siendo públicos y otros no sean descapitalizados. Conseguido esto tendremos una buena base para empezar a construir.
    Todos hemos aprendido mucho de lo bueno y de lo malo y esto nos tiene que llevar a reflexionar y seguir trabajando.

    Como siempre LA VOZ DEL HULP ha removido lo que muchos queremos. Buen debate y recordad que en el centro de todo nuestro trabajo está EL PACIENTE

  7. Elena dice:

    Hace mucho tiempo que os sigo y como parte de Marea Blanca en Segovia, lo priimero que os diré es que, actualmente, llamarse Marea Blanca no deja de tener su lado oscuro. Con las luchas de AFEM; FDASP; CASMADRID…. EN fin, que las personas seguimos siendo personas y, por tanto , sujetas a intereses muy personales en ocasiones. Respecto a quié debe liderar el cambio creo que la opinión de que no deben ser los políticos es unánime. Durante los años de la Partitocracia en los que el Ciudadano está al servicio de los Políticos se han acumulado los mediocres acríticos y fieles seguidores de las órdenes “de arriba”. Porque si uno usa el cerebro para analizar todo aquello que se le propone u ocurre es imposible permanecer en el cargo. Lo mismo viene sucediendo con los Jefes de Servicio, representatntes sindicales, Gerencias de Hospitales y de Primaria, que o bien por estupidez, deseo de trepar, o de beneficiar sólo a los Médicos nos venden por dos reales..
    El discurso actual, creo yo, parte de dos premisas falsas: 1.- No hay dinero 2.- Se ha gestionado muy mal.
    1.- Respecto al no hay dinero sigue estando ahí, el problema es en qué manos está. Luego el problema es el concepto más global de tendencias políticas neoliberales (o lo que es lo mismo “El que venga detrás que arree” como diría mi abuela) o más interesadas en el ciudadano. Desgraciadamente (claro está , siempre bajo mi punto de vista) entre los profesionales médicos hay mucho pensamiento en este sentido. De ahí se deriva el que muchos compañeros vean en las soluciones tipo Unidades de Gestión Clínica con colaboración Público-Privada las Minas del Rey Midas al alcance de la mano para ser explotadas.
    2.- ¿Cómo se va a gestionar tan mal un Sistema de Salud que con uno de los menores gastos por habitante en términos de PIB, que mejores resultados obtiene? ¿No sería más sensato hacer reformas a partir de lo que ya tenemos , mejorándolo, que cercenar de raíz lo que todos conocemos y de lo que yo particularmente me siento orgullosa de pertenecer? Lo único que no hafuncionado son los mecanismos de control que existen y será lo que nos lleve a un gasto aún mayor si la Sanidad Privada con la RED IDIS al frente acude a “rescatarnos”.

    Está claro que hace falta una reforma,, pero tendrá que ser con la colaboracion de los que entendemos, de los profesionales. Aunque para ello tendríamos que ser muy honestos. La causa principal del aumento de gasto son los gastos en tratamientos y las técnicas diagnósticas. Ahí es donde habría que meterse a fondo y analizar pormenorizadamente qué es lo que hemos estado haciendo obnubilados por la opulenlcia y la industria farmacéutiica. Sectores que las políticas neoliberales pretenden hacer crecer aún más…..

    FIRMADO: Napapijri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu e-mail para recibir en tu correo las entradas

Únete a otros 2.724 seguidores

La Voz del HULP

LaPazenlucha

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: