LA VOZ DEL HULP

Inicio » Testimonios » Rosa Parks » Rosa Parks reflexiona sobre Responsabilidad y Conciencia en su carta al Consejero de Sanidad

Rosa Parks reflexiona sobre Responsabilidad y Conciencia en su carta al Consejero de Sanidad

Apreciado Javier,

.

No hay manera de tomarse vacaciones contigo. Las adjudicaciones en particular y todo el proceso de privatización sanitaria madrileño en general están bajo escrutinio judicial y tu sigues, erre que erre sin asumir ningún tipo de responsabilidad por el diseño y gestión de tu Plan Sanitario. No tengo esperanza de que escuches a los demás, pero como la responsabilidad alude a la conciencia quizás consiga que escuches a tu propia conciencia.

.

Pues sí, responsabilidad y conciencia. La responsabilidad es un concepto moral. Responsable es aquel que responde, que ofrece una respuesta basada en valores ante la realidad que tiene delante. Por ello, para ser responsable se necesita, como poco, estar conectado con la realidad, tomar conciencia de ella, apropiarse de la realidad conscientemente. ¿Qué le pasa, por tanto, a tu conciencia moral, que debería permitirte estar en contacto con la realidad?

.

Para responder esta pregunta yo no me valgo por mí misma. Por eso me he decidido a preguntar a los que saben. Te aseguro que éste es un principio muy necesario en la vida. Afortunadamente aquí arriba hay gente excepcional. Por ejemplo Aristóteles, el más veterano de este Consejo de Sabios ad hoc que se ha creado para tratar tu tema, nos decía que existe la posibilidad que seas un joven que aún no ha madurado. Para este viejo y encantador griego, tutor nada más y nada menos que de Alejandro Magno, no lo olvides, la madurez moral no la pueden tener los jóvenes quienes, por su carácter apasionado por su ingenuidad desde la inexperiencia vital, carecen de prudencia, condición necesaria para poder deliberar democráticamente. En este punto intervino Piaget, del que luego te hablaré, indicando que para opinar sobre lo particular (que en tu caso sería el diseño y gestión de tu Plan Sanitario) se necesita algo más que estructuras cognitivas. Se precisa tiempo de maduración, experiencia, que es la madre de la prudencia, de la que no vas para nada sobrado, apreciado Javier. Yo la verdad es que no te veo ni apasionado ni ingenuo, pero lo que sí que tengo claro es lo de tu inexperiencia vital porque Javier, hay vida más allá del Partido.

.

El amigo Sigmund, sin embargo, no ha entrado en el debate argumentando que él ha prescindido del tema de la conciencia en sus valoraciones, dejando todo el terreno al inconsciente y que no es la persona más adecuada para opinar sobre el particular. ¿Ves? Eso es responsabilidad y respeto, conceptos ambos muy ligados

.

El que también estuvo sembrado fue el psicólogo suizo Jean Piaget. Él mismo que comprobó cómo los niños más pequeños practicaban las reglas, pero tenían dificultades para explicar su origen y su fundamento. Según Jean, en el caso de los niños las reglas deben ser obedecidas porque “según los mayores siempre habían sido así”. Además deben ser obedecidas “al pie de la letra”, cualquiera que fuera la circunstancia, porque su quebrantamiento siempre generaba una desigualdad. Es lo que Piaget llama “realismo moral”. Me quedé atónita porque pensé que estaba calcando tu patrón de moralidad. A continuación Jean nos explicó que el realismo moral tiene tres rasgos:

  1. Heteronomía moral: los valores, la fuente del deber, proceden de fuera de uno mismo, no de la propia conciencia. En tu caso, de tu partido, de tus jefes y mentores, etc.
  2. Sentido literal de la norma: no hay margen para discutir lo que su enunciado quiere realmente decir. Vamos, que si el enunciado que te dictan tus referentes dice que se debe “privatizar” la gestión de los servicios públicos, no hay posibilidad de cuestionarlo.
  3. Responsabilidad objetiva: tendencia a juzgar la aplicación correcta de las normas sin tener en cuenta ni las circunstancias individuales, ni las consecuencias, ni las intenciones. Ya sabes, “externalizar” la gestión de los hospitales, independientemente de las intenciones (ej. turismo sanitario) de las empresas adjudicatarias, de los datos de efectividad y eficiencia de experiencias similares de nuestro entorno, etc.

.

Lo interesante es lo que Piaget comentaba que ocurría en el grupo de niños más mayores (11-12 y 14 años): las normas sí eran adaptables a la situación, podían justificarse excepciones y que la creación de nuevas normas, precisaba de una mínima capacidad para la cooperación. Es lo que él denominaba “descentración”, marcando el paso de una moral convencional heterónoma a una moral racional autónoma. Piaget defendió que desde el punto de vista moral te falta dar un paso importante: pensar por ti mismo para conseguir “balance crítico” a partir de la escucha de los distintos. Le dio la impresión, Javier, que en tu caso existe una clara separación en tu caso entre la edad cronológica, y la edad moral. Dale una vuelta, por favor, a ver si nos acompasamos…

.

A mí las reflexiones de Aristóteles me dieron mucha pena, aunque en el fondo aún mantengo la esperanza de que puedas salir de esta inmadurez moral. Tú bien sabes lo doloroso que fue para mí tener que aprender cómo el sistema social es bastante proclive a fomentar en los ciudadanos conductas de evitación y de escape que disminuyan su conciencia crítica ante el propio sistema, aunque éste sea profundamente inmoral como nos ocurría con la cuestión racial. Aún así fuimos capaces, con inteligencia y apoyo mutuo, de superar tanta desidia de los que prefirieron mirar para otro lado. Por eso Javier, quiero preguntarte si te vas a responsabilizar tú de la firma de las adjudicaciones o si lo hará alguno de los imputados de tu Consejería. Quiero que me aclares cuáles son los riesgos que asumes –desde tu conciencia como liberal- en la defensa de todo este asunto. No sé, suponemos que un liberal como tú será capaz de responder con su patrimonio personal a no ser que caigas en la tan manida privatización de los éxitos y la socialización de los fracasos.

.

Me da que todo esto es una huida hacia delante que no te va a funcionar. Tu estrategia es muy obvia. La del realismo moral ya mencionado y la de los hechos consumados. Quieres transmitir la impresión de que, tras la apertura de los pliegos de los licitantes, ya está todo realizado y que en septiembre se les entregarán los seis hospitales. Con ello ignoras todo el proceso judicial en el que se encuentra el asunto, como consecuencia de las irregularidades detectadas. Javier, yo constantemente me pregunto ¿de dónde te viene tanto empecinamiento? ¿Es una cuestión de falta de madurez en el desarrollo moral? ¿El intento de salvar tu carrera política con González y Cía? ¿La rigidez –que no el rigor- en los fundamentos intelectuales de la privatización? No quiero pensar que pueda haber de fondo ocultos compromisos con las empresas o ningún tipo de perversión moral. Aristóteles y Piaget quedaron muy preocupados por ello, pero yo les he dicho tajantemente que en tu caso no es así, de verdad, Javier.

.

Cuenta conmigo, querido Javier. Si hago de Pepito Grillo es porque todavía hay conciencia que pueda escuchar. Toda una apuesta. No quedará por no intentarlo. Sigo manteniendo la esperanza. Con cariño, tu “negra”.

.

Rosa Parks

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu e-mail para recibir en tu correo las entradas

Únete a otros 2.723 seguidores

La Voz del HULP

LaPazenlucha

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: