LA VOZ DEL HULP

Inicio » Testimonios » Rosa Parks » Rosa Parks al Consejero de Sanidad: Javier, tienes que formarte en valores democráticos

Rosa Parks al Consejero de Sanidad: Javier, tienes que formarte en valores democráticos

Estimado Javier,

.

Estoy preocupada por ti. Suponía que si seguías mis consejos, si escuchabas a la ciudadanía madrileña y reflexionabas al respecto, rectificarías y finalmente te librarías de recibir otro tipo de ayuda externa (ya sabes cuán dolorosos son los rescates), pero mucho me temo que no va a ser así. Al hacer público el jueves el borrador de los pliegos que dan forma a la subasta de la gestión sanitaria de seis hospitales públicos madrileños no dejas lugar a dudas: Javier, definitivamente has superado el límite. Aunque tú no te des cuenta, ya sabes que la negación de la realidad es uno de tus problemas más acusados, necesitas ayuda, mucha ayuda. Hoy te voy a proponer como medicina para tus males, más formación en democracia .

Te ofrezco lo que tengo a mi alcance y te lo cuento para que así puedas tomar decisiones informadas. En 1987, a 10 años del fallecimiento de mi marido, fundé en Detroit el Rosa and Raymond Parks Institute for Self-Development, dedicado al desarrollo personal. Raymond estaba empeñado en que ayudáramos a jóvenes como tú a alcanzar su máximo potencial para que no se quedaran, como te puede ocurrir a ti, en el number one de la mediocridad. Lo dije en una de mis últimas entrevistas, a BBC World, “la juventud hoy en día necesita programas que la eduquen sobre su pasado, su presente y futuro”, al menos para que se sepa –aquí te incluyo a ti- lo que nos ha costado conseguir determinados derechos civiles y logros sociales y la necesidad que hay de protegerlos, cuidarlos y potenciarlos. En nuestro programa Pathways to Freedom (Caminos hacia la Libertad), hacemos investigaciones históricas para dar a conocer la reciente historia de la lucha por los derechos civiles. Habitual mente empezamos con el “¿Dónde hemos estado?” para dirigirnos al “¿Hacia dónde vamos?”

.

Estoy diseñando un programa formativo similar centrado en la situación madrileña y en su “¿Dónde hemos estado?” repasaremos lo ocurrido el pasado siglo en dicha región, Comunidad Autónoma o como quieras que le llame. Respecto a la asistencia sanitaria, que es lo que te compete, te recuerdo que inicialmente ésta era una asistencia privada para ricos e insuficiente, de beneficencia, para el resto. Eso no podía sostenerse. Posteriormente fuisteis generando un sistema financiado por la contribución de trabajadores y empresarios que llegó a permitir una cobertura sanitaria prácticamente universal de altísima calidad. Era un sistema con sus deficiencias, fundamentalmente por la falta de profesionalidad de sus gestores, pero como digo, de alta calidad, y en el que, muy importantemente, el objetivo no quedaba contaminado con la búsqueda de beneficios privados.

.

Por otro lado, los madrileños y el resto de los españoles sabíais que la consecución de los derechos civiles (libertad de conciencia, de expresión, de reunión, etc) como derechos de primera generación que tanto os había costado obtener durante la dictadura, tenía que ser necesariamente autentificada con la realización de los derechos económicos, sociales y culturales, como es el caso de la protección de la salud, ejemplo de derecho de segunda generación. Creo que conocer nuestra experiencia en EE.UU te puede ser útil. Millones de personas con gran libertad de conciencia y de voto y una desprotección abrumadora de su salud. Mis compatriotas pueden elegir presidente cada cuatro años, pero no pueden elegir ser atendidos por un sistema sanitario efectivo y completo a no ser que dispongan de medios económicos propios potentes. En vuestro país habéis conseguido que el acceso al sistema sanitario no sea en función de la cartera sino de la necesidad sanitaria del ciudadano. Se entiende que, de esa manera, se facilita y fomenta la igualdad de oportunidades, lo que te permite, realmente, ser mucho más libre para decidir. En una sociedad madura hay determinadas cosas que ya no son negociables, que pertenecen a los mínimos morales que tanto ha costado conseguir. Me refiero a “lo común”, pero eso ya te lo explicarán en el curso que te ofrezco en el Instituto. Tu plan de privatización, querido Javier, acabará recortando las prestaciones, porque con el mismo dinero se tiene que atender a la población y generar beneficios a las empresas privadas que lo gestionan. No es de recibo. Por lo menos, con el dinero público, con el dinero de todos.

.

La segunda pregunta del programa formativo será “¿Hacia dónde vamos?”, qué sociedad queremos construir. Mi esposo lo tenía claro, quería que los jóvenes se involucraran en el desarrollo comunitario. Algo que a ti te da exactamente igual. Desarrollo comunitario no significa identificar a la comunidad a la que hay que atender sanitariamente, sino visibilizar a la comunidad que hay que escuchar en sus necesidades y en sus valores. ¡Porque es la propia comunidad la que ha de definir sus prioridades! Ayer, domingo, -y esto me llena de satisfacción-, la Marea Blanca fue capaz de reflejar uno de los puntos fuertes del Instituto, mi filosofía de “Serenidad y Fortaleza” (Quiet Strength), es decir, la habilidad de demostrar dignidad con orgullo, coraje con perseverancia y poder con disciplina. Fíjate Javier, en tu caso lo que más rabia me da es que tienes un entramado comunitario de ciudadanos y de profesionales y tú no estás a su altura. Por eso Javier te recomiendo que participes en el curso; tienes que formarte. Son sólo cinco semanas en Detroit. Mis amigos de la Marea Blanca me han dicho que pueden hacer una cuestación entre todos para costear el viaje y la estancia, y la matrícula, como es lógico, correría de mi cuenta.

.

Si finalmente te animas, debes saber que los programas del Instituto también enseñan habilidades para la vida y para la interacción con la comunidad. ¿Tú te crees que en democracia se camina haciendo “embargos informativos” selectivos, como el del pasado miércoles? Invitas a los medios impresos y a las agencias y dejas fuera deliberadamente a las radios y televisiones ¿ Tu habitual “divide y vencerás”? ¿Es esto manera de hacer comunidad? ¿Es una manera de profundizar en valores como la transparencia y la igualdad de acceso a la información en una sociedad democrática?

.

Estás llevando las cosas al límite de lo tolerable tanto, que aquí arriba hay quien empieza a dar tu caso por perdido. Incluso tu gente, amante de la legalidad, está empezando a cansarse. Lo veo muy claro; te está pasando como a los racistas de Alabama de los años 50. Te amparas en leyes tan “justas” -ajustadas a Derecho- como inmorales. ¿Nos estás llamando a la Desobediencia Civil?

.

Por favor, deja de minusvalorar a tu pueblo. Por favor, deja de ningunear a tus profesionales. Piensa, Javier, piensa. Aún estás a tiempo de rectificar.

.

Tu Ángel de la Guardia, que tanto se preocupa por ti.

.

Rosa Parks

Anuncios

3 comentarios

  1. Monica dice:

    ¡Magnífico!. Como siempre nuestra Rosa Park desenmascara al sr Consejero con gracia y brillantez. Nos vemos todos mañana en el ICOMEM. Basta ya de especular con la sanidad pública. ¡ Todos a luchar!

  2. cbeotas dice:

    S-o-b-e-r-b-i-o!! ESTOY ENGANCHADA!!!

  3. R Frutos dice:

    Señor Lasquetty si todavía no le ha agradecido a Rosa Parks sus desvelos , debería de hacerlo. El curso de formación que le propone es un auténtico privilegio.
    La verdad es que sus palabras de ayer hablando de las barricadas hacen pensar en que usted y la mente que le habita están metidos en un bucle del tiempo; parece que le facturaron al año 1936 y allí sigue. Aunque también podría tratarse de la transfiguración del Caballero de la triste figura el cuál en una de sus salidas, la segunda, dijo a su escudero:
    “…porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente sobre la faz de la tierra.
    – ¿Qué gigantes?, dijo Sancho Panza.
    – Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
    – Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen, no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino”.

    Así es que no somos guerrilleros tras las barricadas, somos los que hacemos que la Sanidad funcione.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu e-mail para recibir en tu correo las entradas

Únete a otros 2.726 seguidores

La Voz del HULP

LaPazenlucha

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: