LA VOZ DEL HULP

Inicio » Testimonios » Liberal Cabreado » Quid pro quo: defender la Sanidad Pública es defender la Propiedad Privada y viceversa

Quid pro quo: defender la Sanidad Pública es defender la Propiedad Privada y viceversa

Liberal Cabreado nos ha hecho llegar esta reflexión en la que da la “vuelta al calcetín” de la privatización sanitaria. Nos ha parecido muy oportuna su publicación en LVDH y por eso, aquí la tenéis:

Los liberales seguimos atónitos lo que pasa en Madrid. La diferencia entre un bien público y uno privado reside en quienes son sus propietarios. Los propietarios de los bienes públicos somos todos los ciudadanos. Los de los bienes privados un solo individuo o un grupo de accionistas. La esencia del liberalismo económico es que los derechos de un bien corresponden a sus propietarios. Los administradores de un bien son solo agentes en los que los genuninos propietarios delegan algunas funciones. Igual de importante es la propiedad privada de los individuos y sociedades que la propiedad privada de todos los ciudadanos en su conjunto (también llamada pública). Lo que vale para una vale para otra.

.

La Administracion Pública, por tanto, no posee los bienes públicos, solo los administra. Por eso no debería condonar las deudas de empresas privadas a la Sanidad Pública ni debería conceder los beneficios de un bien público a un tercero. La explotación de la Sanidad Pública por terceros para que obtengan beneficios de un bien de todos los ciudadanos es profundamente antiliberal. La obligación de la Administración es administrar los bienes públicos con exquisito cuidado y transparencia pensando en el bien de los ciudadanos y explicar qué ha hecho y qué va a hacer con el dinero de todos. Tiene la obligación de explicar a todos los ciudadanos de Madrid las cuentas de la Sanidad Pública: euro a euro a quien lo solicite.

.

Basta imaginar que contratamos una gestoría para administrar nuestros bienes y ésta, alegando su propia incompetencia, cede su administración a un tercero que disfruta los beneficios de nuestros bienes. Supongamos que la gestoría, además, no rinde cuentas. Despediríamos al gestor de inmediato. Es aberrante por excesivo premiar al gestor de un bien con todo el beneficio que el bien genera. Más cuando no sufre castigo alguno cuando se producen pérdidas. Un intermediario financiero no se queda con la rentabilidad de las acciones de sus clientes, a lo sumo cobra una comisión.

.

Me gustaría que los responsables y accionistas de las Concesionarias Privadas que licitan por los hospitales públicos y los partidarios de la privatización hiciesen el ejercicio de imaginar cómo se sentirían si, amparándonos en argumentos espurios y en jerga técnica “_La inflexibilidad de lo privado impide solucionar muchos problemas de la Sanidad Pública y hay que pensar en nuevas fórmulas para mejorar la gestión pública de lo privado ya que resistirse a cambios de modelo que encorsetan la actividad empresarial privada dificulta la necesaria libre competencia y un rigor excesivo, puede minar su eficiencia que debe ser corregida con una gestión pública” _ o en cualquier otra sandez parecida el Gobierno de Madrid nacionalizara sus empresas sin indemnización alguna, a cambio de nada, para que fueran gestionadas por un gestor público alegando que está mejor preparado ¿Cómo se sentirían los accionistas de las Concesionarias Privadas si los ciudadanos se quedasen con todos sus beneficios? ¿Y si además tuviesen obligación de poner más dinero en caso de que el gestor público llevase su empresa a la quiebra?

.

A ver si ahora lo entienden: Así es como nos sentimos los ciudadanos y profesionales sanitarios cuando vemos que los Servicios Sanitarios de seis hospitales públicos que son de todos (alegando sin motivo que nuestros gestores públicos son incapaces) pasan a ser gestionados por Concesionarias Privadas que, a cambio de nada, obtendrán beneficios de estos hospitales y que en caso de quiebra con toda probabilidad recibirán un rescate que terminaríamos pagando entre todos con nuestros impuestos (una vez más). En realidad nosotros nos sentimos aún peor, porque resulta que quienes quieren delegar la gestión de nuestra Sanidad Pública en empresas privadas son los administradores políticos que hemos elegido para cuidar nuestro patrimonio común.

.

Esta pseudoprivatización es profundamente antiliberal porque va contra la propiedad privada. Por eso los liberales estamos cabreados. Y es que resulta que los bienes públicos, son algo así como la propiedad privada de todos los ciudadanos. No son propiedad de la Administración. Son de todos. La Administración solo tienen obligación de administrarlos pensando en el beneficio de todos, con rigor exquisito, con la vista puesta en el futuro de todos, con responsabilidad y rindiendo cuentas con absoluta transparencia.

.

Liberal Cabreado

Anuncios

4 comentarios

  1. Mónica Lanza dice:

    Amén

  2. Jara dice:

    Completamente de acuerdo, una vez más. Bravo.

  3. Ángela dice:

    Pues a mi no me parece una cosa tan absurda ni salida de tono la nacionalización de los edificios de los nuevos hospitales, en situación “de crisis”.

    Nos han convencido, tanto los partidos de derecha como los presuntamente considerados de izquierda, de que “la austeridad”, es la única solución. El embargo de los hogares de las personas, de sus niños. Negar el derecho al trabajo si no vienes de alta cuna. Negar el derecho a la educación, a la salud.

    Y UN CUERNO.

    La p… crisis la han generado cuatro brokers especuladores, ludópatas y cocainómanos, que estarían mejor en un centro de desintoxicación.

    Así qué tan lógico como rescatar a Bankia, quitarnos un montón de dinero a los empleados públicos o facilitar los despidos en la empresa privada “por que sí”; igual de “justo y necesario” que pueda resultar “gobernar causando dolor”, como dicen Mariano y Alberto, hale, AUSTERIDAD para las empresas más gordas y especuladoras y NACIONALIZACIÓN de los 11 nuevos hospitales. Y si no, no haberlos construido a lo pirámide de Egipto.

    Nos han comido tanto el tarro que ahora llamamos “izquierda” a lo que no lo es, nos han dejado sólo “la izquierda pensable”, como decía Chomsky, pero se puede pensar más allá de lo que nos permiten.

    Todavía estoy esperando políticos que lo hagan y pasen a la historia por salvar un pueblo, en lugar de por destruir naciones.

  4. R. Frutos dice:

    Totalmente de acuerdo.
    Me permito también dejar algunas glorias transmitidas esta mañana por los ponentes del magnífico curso de gestión, q a su vez, algunas, son de otros autores.
    Segovia Arana:” La Medicina es una actividad social hasta la médula ósea”.
    Félix Lobo: “Los Reyes Magos no existen”.
    José Ramón Repullo: “El que no se mueve no oye el ruido de sus cadenas” y SI SE PUEDE.
    Rafael Bengoa: es necesario crear un relato diferente en Sanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu e-mail para recibir en tu correo las entradas

Únete a otros 2.727 seguidores

La Voz del HULP

LaPazenlucha

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: